La creadora de Malú y su transformación integral

Una de las grandes oportunidades para lanzar una colección de productos se presenta en las temporadas comerciales. A partir del reconocimiento de tu mercado, podrás sacar el máximo potencial a tu marca, más allá de lanzar productos de manera aleatoria.
historia1

Yudy Jaramillo

Malú Accesorios

Anterior
Siguiente

La valentía se le nota a primera vista, y es que esa es su historia. Un buen día, hace nueve años, Yudy Jaramillo decidió dedicarse a sus cuatro hijos, Laura, Juan Esteban, Sara y Ana María, y dejar el trabajo que tenía desde hacía ocho años en una empresa de cosméticos. Pero a los quince días de estar en casa comenzó esa cosita llamada independencia a darle vueltas en la cabeza. Cuenta que se dio una pasadita por la Casa de la Mujer y Equidad de Género de Carepa, municipio del bello Urabá de donde es nuestra protagonista.

 

En estos talleres aprendió a coser y su primera práctica fue elaborar muñecos de navidad para su casa. Pues los vendió, sin querer queriendo. Es decir, no era algo que se hubiese propuesto, pero cuando sus amigas los vieron se llevaron los que ya estaban acomodados en su sala y comenzaron a encargarle. De ahí en adelante, lo que le diera la imaginación.

 

Para ese entonces era mucho lo que hacía: muñecos navideños, zapatos tejidos, atrapasueños en croché, gorros, vestidos de baño, bolsos, balacas y seguía sumando. En esas estaba cuando De Mis Manos llegó a su vida. Con las primeras orientaciones, Yudy comenzó a enfocarse, nombró su marca como Malú y se dedicó a los accesorios hechos con mostacillas, aprendiendo también ha integrar sus otros talentos en sus productos.

 

Recuerda que su primer logo fue diseñado por una de sus hijas en Canva. Una vez en las aulas De Mis Manos, contó la historia de Malú y salió la nueva imagen, que reflejaba el espíritu de la marca, parafraseando un poco a la empresaria.

 

No parece, pero algún día fue tímida. Así que las ventas eran su reto. Como piensa que todo se puede, pues todo se pudo. Se empoderó en el tema y ahora está imparable en Instagram, WhatsApp y en el voz a voz. Las buenas relaciones establecidas con sus clientes han hecho que la recomienden y publiquen fotos de sus productos en los estados e historias en redes. Está en tiendas físicas de Apartadó y hace envíos a donde le pidan. Un sueño: tener sus productos en las Tiendas De Mis Manos en Medellín, para lo cual ya se activó en la gestión.

 

Pero lo que más destaca como el mayor logro es su transformación. “Desde antes de Malú Accesorios y ahora, Yudy es otra persona”, dice muy segura. Por ahí dicen que lo importante no son las metas sino en quien te conviertes en el camino para lograrlas, eso es lo que subraya.

 

Se mueve mucho con la Corporación y su equipo de trabajo en estas actividades es su familia, han aprendido a tejer con mostacilla, la acompañan o la reemplazan en las ferias, le sirven de modelo, en definitiva, su esposo e hijos han sido su soporte. La madre también ayuda a vender desde sus redes sociales y las sobrinas aprendieron el trabajo, tiene manos y voces que la apoyan por todos lados. “El apoyo familiar ha sido mucho”, cuenta que si tiene que salir le cuidan al nieto, que si necesita materiales de Chigorodó se los acercan a Carepa. Su empresa también ha sido un modo de educar, su hija Laura, de 19 años, la acompaña a ferias y la ayuda en las ventas, por este trabajo le da hace un reconocimiento monetario, y así aprende cómo emprender y trabajar.

 

Ha sido juiciosa, ha ganado concursos en diversas convocatorias y ha invertido los premios en la marca. En este 2022, fue reconocida por De Mis Manos en la categoría de Transformación Integral.

 

Momento duro: los primeros días de la cuarentena por pandemia. Además de la incertidumbre por la situación, no veía cómo seguir comprando insumos y cómo vender sus productos. El ser humano suele plantearse de entrada panoramas muy oscuros. “Dije: hasta aquí llegamos”. Pero no fue así. La Corporación los ayudó con ventas anticipadas y todo fluyó y sigue en pie.

 

Bendiciones: “en mi pueblo ya me reconocen por el trabajo que hago. Hay algunas personas han entrado a De Mis Manos por verme a mí, he sido un ejemplo para ellas. Eso es lo más gratificante, la bendición más grande”, menciona Yudy.

 

Consejo para las personas empresarias: “Perseveren. Así se sientan que ya no son capaces, como de pronto me he sentido yo alguna vez, que no tiren la toalla. Que seamos el renacer de nuestra mejor versión, como dice Malú”, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Maniobra, una empresa hecha a mano

Mónica Rendón se decidió por su empresa, quiso que fuera su plan A y no el B. Esta es la historia de una madre soltera que saca adelante a su familia mientras vende experiencias hechas ciento por ciento con el corazón.

Leer más »

Mágico Encanto y la valentía de dejarse ser

Juliana Ortiz se debatió por casi una década entre el ser empleada y aventurarse a ser empresaria. En todo este tiempo llevó un proceso con sus miedos y ahora le apostó, de un todo por todo, a dejarse que su alma se exprese. Fue parte del acompañamiento del Ser De Mis Manos y nos cuenta cómo es eso de ser valiente.

Leer más »

Pura Piel, con paciencia enfrenta lo desconocido

Sor María Hernández tiene algo claro: que todo se puede. No le tuvo miedo al monstruo de las redes sociales y decidió que era más grande que ese reto. Construir una empresa por cinco años mientras trabajaba tiempo completo en el sector salud, ya le había demostrado que era capaz de todo.

Leer más »