Artelazadas logró multiplicar sus ventas este año

Manuela Gómez teje amigurumis como terapia y como pasión, una que se convirtió en su trabajo y empresa. Ha logrado aumentar su facturación y generar empleo con el acompañamiento De Mis Manos.
Anterior
Siguiente

Artelazadas pasó de facturar 1 millón de pesos promedio a siete millones en solo siete meses. Esto, como resultado de los cambios hechos por su creadora Manuela Gómez tras una completa asesoría en comercialización, desarrollo empresarial y diseño.

 

Haciendo un breve contexto, puede decirse que el crochet ha llegado a la vida de Manuela Gómez como alivio a los duros instantes. Fue sanación durante un duelo y una solución económica en la pandemia, cuando el estrés laboral estaba teniendo consecuencias en su salud y renunció.

 

“En esto vi la oportunidad, que para mí es lo más valioso, de poder encontrar algo que me ayuda a mantener una paz mental y una tranquilidad emocional, es terapia. Aporta no solo en lo económico sino como persona, tiene muchos beneficios para mí. Por eso me siento totalmente enfocada en el negocio”, dice la nueva empresaria.

 

La firme intención de emprender la trajo a De Mis Manos, de voz de su hermana Laura, a quien se acompaña en el proceso de su empresa Becotton. “Llegó con dos ideas de negocio, una de insumos para tejidos y la otra es Artelazadas. Con ella, primero se tuvo que tomar la decisión de cuál sería el modelo de negocio al que le iba a apostar y desde la primera sesión se definió apostar al tema de los artículos decorativos elaborados en crochet. Se le hizo acompañamiento en descubrimiento de su cliente objetivo, del mercado al que le apuntaría, de los canales, se le hizo todo un trabajo en temas de planeación estratégica para que ella continuara mejorando su modelo de negocio”, precisamente, la presentación de producto y el manejo de imagen en sus redes sociales es lo que más destaca la asesora Michel González, quien acompañó a la nueva empresaria en el proceso, quien efectivamente ha aumentado sus ventas con las estrategias adoptadas.

 

El tejido es una terapia para ella, así que no fue difícil dejar la otra marca, y decidió tener todo su tiempo para su empresa. “Ahí fue donde empecé a trabajar con De Mis Manos, fue un acompañamiento desde cero porque yo llevaba mi emprendimiento de una manera muy empírica -comenta Manuela- No sabía nada de costos, no sabía si estaba cobrando lo justo, evidentemente me di cuenta que me estaba tumbando, pero justamente ese proceso me hizo encaminar la marca y a mirar cómo iba a ser rentable mi negocio”.

 

Las cosas se fueron dando desde ese momento, las ventas aumentaron y requería fortalecer su capacidad de respuesta. Ese fue el momento en que se arriesgó a contratar a una tejedora más. “Salió la feria de Viva Envigado y ahí hicimos el cambio de marca, de logo, de redes sociales y esa fue la palanca directa para el éxito que he tenido durante este año”, este evento al que se refiere Manuela fue realizado en diciembre de 2021.

 

Menciona que tal ha sido el crecimiento, de manera continua, que ha tenido la empresa que en enero hizo una segunda contratación y a la fecha ya suma cinco tejedoras más.

 

“No tengo otro trabajo alterno, dije: esto voy a hacerlo funcionar al punto que me dé para vivir”, al inicio no era así, pero después del acompañamiento pudo ver las potencialidades de su idea de negocio. Se enfrentó a sus miedos, empezando por el ser independiente, tener responsabilidad por un grupo de colaboradores y estructurarlo de una manera que la rentabilidad apareciera. “Quitar los miedos, ¿qué es lo peor que puede pasar? Pues que por ahí no sea, lo aprendí con la otra marca”, y se percató de que había un segundo camino.

 

Ha tomado su proceso como una experiencia que se transmite al cliente final, con una devolución de mensajes bonitos. Esto sumado al alza en las ventas. “En año pasado, a octubre, tenía una facturación de 1 millón de pesos, millón y medio cuando me iba muy bien. En diciembre, solo en la feria, las ventas fueron de 3 millones y medio, nos quedamos sin productos para el último día -menciona Manuela que además se generaron muchos otros pedidos para el mes de enero- En enero de este año, comparado con noviembre que no es alto como diciembre, tuve un incremento de 2 millones de pesos, en abril 3 millones, y en mayo tuve un cierre con 7 millones de pesos en ventas”.

 

La pauta de varias veces al mes quedó atrás, solo lo hace una vez al mes y ha conseguido muy buenos resultados. La segmentación, el trabajo con las redes, la estética de la marca, la interacción con los clientes y el cuidado en la calidad es lo que ha logrado que el crecimiento sea orgánico, en palabras de Manuela.

 

El miedo a cobrar lo justo en el trabajo hecho a mano es uno de los mayores aprendizajes que ha tenido. “Esto lo hice con amor y vale -resulta que sí funciona esa valoración que nace desde el artesano tejedor y hace que se brinde un trabajo digno, parafraseándola un poco -Cada vez es más reconocido”.

 

Artelazadas está construyendo la página web y pronto estará en las Tiendas De Mis Manos, recibe pedidos y hace envíos a todo el país en su Instagram y por su canal de WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Maniobra, una empresa hecha a mano

Mónica Rendón se decidió por su empresa, quiso que fuera su plan A y no el B. Esta es la historia de una madre soltera que saca adelante a su familia mientras vende experiencias hechas ciento por ciento con el corazón.

Leer más »

Mágico Encanto y la valentía de dejarse ser

Juliana Ortiz se debatió por casi una década entre el ser empleada y aventurarse a ser empresaria. En todo este tiempo llevó un proceso con sus miedos y ahora le apostó, de un todo por todo, a dejarse que su alma se exprese. Fue parte del acompañamiento del Ser De Mis Manos y nos cuenta cómo es eso de ser valiente.

Leer más »

Pura Piel, con paciencia enfrenta lo desconocido

Sor María Hernández tiene algo claro: que todo se puede. No le tuvo miedo al monstruo de las redes sociales y decidió que era más grande que ese reto. Construir una empresa por cinco años mientras trabajaba tiempo completo en el sector salud, ya le había demostrado que era capaz de todo.

Leer más »