Una clase sobre permanencia con Delicias de La Aldea

El “plan B” se convirtió en “el A” hace 17 años. A Nora Lucía Botero la vida la alejó abruptamente de su profesión, pero la acercó dulcemente a una forma diferente de subsistir. Esta manera es de donde sacan ahora el sustento de su familia. Un ejemplo de perseverancia, crecimiento y sostenibilidad.
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Nora Lucía Botero es la creadora de Delicias de La Aldea, una empresa familiar que desde 2005 elabora dulces y caramelos fruta; de hecho, un año después de su gestación, fue ganadora de Antójate de Antioquia, convocatoria de la Gobernación en aquella época, reconocimiento que obtuvo con su dulce de tomate de árbol con coco.

 

Un accidente fue el primer renglón de esta historia. Nora Lucía es delineante de arquitectura y a partir de ese momento no le fue posible seguir dibujando. Plan B: un curso de transformación de fruta.

 

Ese fue el inicio, uno que se cuenta fácil pero que en la práctica fue bastante retador. La empresaria habla de meses intentando darle “el punto” al caramelo, de observar, anotar, intentar, desbaratar y volver a intentar hasta conseguir las recetas con las cantidades y los tiempos exactos.

 

“No me daba y no me daba, le preguntaba a todo el mundo. Es que empecé empíricamente, con mis escasos conocimientos. Casi tiro la toalla. Pero desde pequeña yo decía que iba a hacer caramelos de fruta. Así que ensayé y ensayé hasta que di con el chiste -Y como no hay plazo que no se cumpla y como quien persevera alcanza, logró su recetario- A veces son los que sacan la cara porque gustan mucho”.

 

En la finca de la familia, en Titiribí, comenzó este desfile de ollas, olores y dulzores. Lo producido en estos hervores comenzó a ser comprado por amigos y familiares y la marca fue ganando nombre y recordación. Es que Nora Lucía no paraba de capacitarse, según cuenta se le veía en todas las aulas pensadas para emprendedores. En una de esas alguien le habló de la experiencia con esta casa.

 

“Soy fundadora de la Tienda De Mis Manos, puede decirse, comencé con ellos -Recuerda la empresaria- Nos ayudan en todos los campos, pero especialmente en lo más duro que es la comercialización, ese es el punto donde flaqueamos todos cuando creamos empresa. En lo que más me han ayudado es en ventas a corporativos”. Esta fue una posibilidad de negocio que surgió, precisamente, en este acompañamiento y que se hizo muy importante para Delicias de La Aldea.

 

Las bendiciones han sido dos: esos negocios grandes que han valido la pena y que hayan logrado vivir de esta empresa. Se ha sostenido todo este tiempo y ha logrado generar recursos que, por entero, son el sustento de su familia. “No es fácil pero tampoco es imposible”, comenta la empresaria. En todos estos años de trabajo tiene mucha conciencia del paso del crecimiento, es decir que se tienen que tener en cuenta los recursos y los compromisos que se van adquiriendo para avanzar sin colapsar. “Yo hago todo… compro la fruta, hago el dulce, lo empaco, lo etiqueto, lo vendo, lo entrego y me gasto la plata”, dice a son de broma porque hace un reconocimiento muy especial a las manos de Irene, su madre, que le ayudan en la cocina y con los empaques; su papá, Guillermo, hace las canastas, las etiquetas y la entrega; y su hermano, Juan, hace lo propio con todo la imagen y el mercadeo.

 

“Lo más importante cuando uno emprende es tener perseverancia de la buena, pero por kilómetros -dice- Me siento muy contenta porque de aquí vivimos. Toda esa perseverancia está dando tus frutos”.

 

En su lista de aprendizajes importantes con De Mis Manos está: el manejo de la imagen y las redes sociales, hacer inversiones desde un inicio para que puedan sostenerse en el tiempo y posicionarse. Lo otro, que va como consejo para las personas empresarias, es “persistir y no desistir”.

 

Son dulces y no mermeladas, aclara Nora Lucía, porque son menos espesos y tienen solo la fruta, sin aditivos de color y sabor, todo es natural. En su catálogo hay uchuva, mora, piña, fresa, maracuyá, guayaba, lulo, mango, tomate de árbol con coco y frutos rojos. Eventualmente, también salen de su cocina frutas deshidratadas y aromáticas, más otras creaciones que hace sobre pedido.

 

Está en Tiendas De Mis Manos y en otros puntos de comercialización del ecosistema turístico en Antioquia. También se le encuentra en Instagram, Facebook y atiende pedidos en WhatsApp. Se ve en ferias y aún conserva los clientes con de voz a voz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Potencia tus redes sociales con nuestra asesoría digital

Las redes sociales son un componente crucial en la mayoría de emprendimientos, pues permiten llegar a nuevos clientes, sobre todo, si tienes un negocio digital como Melissa Sánchez con Alimentación y Salud. ¡Conoce más de su caso y aprende a potenciar tus redes sociales con nuestra asesoría digital!

Leer más »

Contáctanos