Así creció Arteso en ventas y en creatividad

Dalila Díaz creó la empresa hace una década. Con el acompañamiento de la Escuela de Ventas De Mis Manos logró cambios en el modelo de negocios y en la facturación. Pasó de ventas por temporada a una actividad durante todo el año con óptimos ingresos mensuales.
Anterior
Siguiente

“Cuando creamos la Escuela de Ventas este año, vinculamos a Dalila Díaz con su empresa Arteso, y revisamos todo lo que había avanzado en su camino de crecimiento. Arteso era una comercializadora monocliente y después de todo el proceso de transformación que se tuvo en la parte administrativa, financiera y comercial, logró vender en la línea corporativa, y en este momento tiene aproximadamente 18 clientes empresariales”, resume Humberto Duque, coordinador de la Escuela de Ventas De Mis Manos.

“Su crecimiento como empresa ha sido grande, sus empleadas están vinculadas con contratos laborales, y el desarrollo que ha tenido en el mercado lo ha sido también”, destaca el coordinador y acompañante en su proceso.

El retrovisor

Mirando un poco hacia el origen, Dalila cuenta que pasó 28 años en la coordinación del departamento de contabilidad de una empresa. Hace dos décadas comenzó a trabajar en arte country, empezó a vender sin mucha intención de hacerlo. Por esos mismos años, comenzó a coser muñecos de Navidad, también a desbaratarlos y a volverlos a armar para aprender. Revistas, patrones, moldes, comenzaron a estar en sus espacios.

Con el primer San Nicolás le llegaron 100 pedidos, lo que ya avisaba su éxito como creadora. Pero fueron las ventas del muñeco de año viejo lo que la hizo decidirse por emprender. Junto a la Promotora de Comercio Social comenzó a materializar la idea de negocio. “Alguien me dijo: no hagas 100, ¿quién te va comprar todo eso? Haz 60. Y ese año vendí 1.500. Ahí vi que esto era a otro nivel”, cuenta Dalila, quien por esos días se estrenó en las góndolas de supermercados Éxito con 800 años viejos.

En De Mis Manos

En 2014 fue la primera experiencia con De Mis Manos, que conoció al entrar a una de las Tiendas. “Comencé a crecer con De Mis Manos, que de hecho me ha ayudado demasiado: cambiamos la imagen, hice entrenamientos empresariales, he hecho muchas cosas.”

Diseño de imagen, registro de la marca, empaques y presentación, curso de redes, costos, diseño de producto. “Hemos cambiado muchísimo y en todo este proceso hemos tenido al lado a De Mis Manos”, enfatiza la empresaria.

En 2016, con el éxito obtenido se formalizó como Arteso SAS. “De allá para acá, trabajo hemos tenido muchísimo”, cuenta Dalila que por esa época aun tenía su empleo y el tiempo era reducido para su negocio propio. Así que contrataba terceros en temporada por prestación de servicios, de julio a octubre.

Sus primeras vacaciones vinieron con la cuarentena de la pandemia. “Como yo digo, con miedo y todo uno tiene que hacer las cosas -renunció para quedarse con su empresa tiempo completo. Era una decisión difícil de tomar, pero nacieron los títeres con la línea infantil”. Esta fue la creación que nació en ese tiempo de encierro, era la primera experiencia diferente a la Navidad, se vendieron tan bien que esa fue la confirmación que el camino era tener toda su energía y pensamientos en la empresa que soñó y por la que trabajaba tanto en los últimos años.

Comenzó con dos empleados vinculados, ahora son siete quienes hacen parte del equipo. “Me llena de satisfacción que no solo yo estoy consiguiendo cumplir mis sueños, sino también todos ellos”, dice la empresaria. Creció también en líneas de trabajo: Navidad, Rituales, Infantil y Hogar. 

Lo mágico de las ventas

Ahora está en la Escuela de Ventas, en el curso de Colecciones WOW, trabajando todo el año y haciendo subir números, tanto que tiene que regular la publicidad para medir sus capacidades de respuesta.

“Soy una artista, siempre lo he sido desde mi ser -ese hacer las cosas con detalles y corazón es a lo que ella le atribuye el éxito en las ventas. Mi intención es siempre poner a soñar”. Crear experiencias es lo que funciona.

Vende por retail y atención personalizada, aunque esta última en menor proporción. Está también en las Tiendas De Mis Manos y en almacenes multimarca. El Éxito es uno de los clientes que crece en propuestas cada año.

Aconseja a las personas empresarias: “Que se arriesguen, con miedo y todo”, esta es una señal para el cambio, no para detenerse, parafraseando un poco a esta empresaria que se ha arriesgado a aprovechar sus recursos y a materializar sus sueños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Maniobra, una empresa hecha a mano

Mónica Rendón se decidió por su empresa, quiso que fuera su plan A y no el B. Esta es la historia de una madre soltera que saca adelante a su familia mientras vende experiencias hechas ciento por ciento con el corazón.

Leer más »

Mágico Encanto y la valentía de dejarse ser

Juliana Ortiz se debatió por casi una década entre el ser empleada y aventurarse a ser empresaria. En todo este tiempo llevó un proceso con sus miedos y ahora le apostó, de un todo por todo, a dejarse que su alma se exprese. Fue parte del acompañamiento del Ser De Mis Manos y nos cuenta cómo es eso de ser valiente.

Leer más »

Pura Piel, con paciencia enfrenta lo desconocido

Sor María Hernández tiene algo claro: que todo se puede. No le tuvo miedo al monstruo de las redes sociales y decidió que era más grande que ese reto. Construir una empresa por cinco años mientras trabajaba tiempo completo en el sector salud, ya le había demostrado que era capaz de todo.

Leer más »