Cómo Rosa E Accesorios transformó vidas

La oportunidad de una mejor vida, ese fue el regalo de esta empresa para su creadora. Esta historia es la evidencia que emprender, empoderarse y persistir son acciones poderosas que cambian vidas. No es retórica, es una realidad.
Anterior
Siguiente

En 2008, Rosa Elena Londoño tomó una de las decisiones más importantes en su vida, decidió echar mano de lo que sabía hacer para conseguir su independencia y una mejor vida para sus hijos. “El inicio del emprendimiento mío fue a raíz de una convivencia que me había daño emocionalmente y decidí que para poder independizarme tenía que emprender”, cuenta Rosa que con sus bordados en tela dio inicio a esta historia y a esta vida.

 

Debemos saber algo de Rosa: que si cae al piso se levanta con más fuerza, así ha sido a lo largo de estos años, aunque le cueste tiene esta idea clara. Tuvo la capacidad de ver en toda feria, bazar y reunión, una oportunidad para vender lo que hacía juiciosamente en casa. De hecho, las ferias de barrio fueron sus primeras vitrinas. Se fue abriendo camino ingresando a programas municipales, en organizaciones, en diferentes espacios que fueron llegando. “Era complejo porque tenía que irme a las ferias con mis hijos”, relata la madre que aun en esa época no se había separado y mientras tenía su emprendimiento también trabajaba con su exesposo haciendo maquila para grandes marcas.

 

Fue por esos días cuando alguien creyó en ella, uno de los clientes le dejó las telas a un precio simbólico para hacer crecer su negocio. En ese momento, la flecha de ventas comenzó a escalar más rápido que nunca, especialmente por su entrada a centros comerciales. “Esa fue una época dorada –cuenta que esto sucedió al año de comenzar con su idea de negocio y donde llegó la materialización de sus sueños de independencia- Valió la pena asumir el riesgo de empezar”. Recuerda que las creaciones de esos años se hicieron con esos retazos casi que obsequiados y con los recuerdos de las colchas hechas por sus tías en el campo.

 

En 2011, después de tres años en las ferias y de sumar en ventas, llegó una crisis económica por su salida de los centros comerciales, por movimientos internos. Artesanos de Colombia fue su refugio, algunas compañeras conocían a De Mis Manos y ahí fue donde su historia se sumó a la nuestra.

 

Dice que tomó desde los cursos básicos hasta los especializados, pasó por Empresarios exitosos, por las asesorías en desarrollo empresarial, por supuesto no faltaba a las ferias. “Me ayudó mucho a organizarme en la parte económica, a organizar inventarios, después cuando empezaron las tiendas tuve la capacidad de estar allí con mis productos y en ocasiones como número uno en ventas. Estar en De Mis Manos me ha fortalecido mucho como empresaria”, menciona, por ejemplo, que se guía mucho por el ejercicio de laboratorio que se realiza en las Tiendas, lo que le ha dado grandes resultados. También recuerda los cambios que tuvo en costos y en todo lo referente a la imagen de marca.

 

Al preguntársele por la salida de esa crisis, se apresura a contar que fue a los pocos meses de estar con el acompañamiento De Mis Manos. Encontró nuevos caminos, los ajustes en diseño de sus productos, su manejo de inventario, llegando a muy buenas ventas a en los balances de fin de año. No es gratuito que en 2015 haya ganado el reconocimiento a la Gestión Comercial en esta casa.

 

La cuarentena a raíz de la pandemia la puso de nuevo contra las cuerdas, la diferencia es que ahora estaba más fuerte. “Esas bajas son las que más enseñan -dice- He tenido dos quiebras desde que empecé mi negocio, dos bajones económicos que me han enseñado mucho porque me han llevado a investigar más, a cambiar”. La gente qué quiere, a eso se refiere la empresaria. Asegura que su mayor aprendizaje es a mirar estas situaciones como una oportunidad para actualizarse a las nuevas tendencias, a moverse; parafraseándola, ese es el momento de fortalecerse y entrar de nuevo al juego más seguros.

 

Por eso, este es su consejo para las personas empresarias: “No desfallezcan. A las personas que inician que no esperen milagros porque los milagros somos nosotros mismos, si hay nubes detrás está el sol, cuando uno es constate siempre las cosas se van dando”.

 

Rosa E Accesorios está en Mercado Libre, en dos boutiques y en el directorio y las Tiendas De Mis Manos. Además, atiende pedidos por WhatsApp y se encuentra en Facebook e Instagram.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Maniobra, una empresa hecha a mano

Mónica Rendón se decidió por su empresa, quiso que fuera su plan A y no el B. Esta es la historia de una madre soltera que saca adelante a su familia mientras vende experiencias hechas ciento por ciento con el corazón.

Leer más »

Mágico Encanto y la valentía de dejarse ser

Juliana Ortiz se debatió por casi una década entre el ser empleada y aventurarse a ser empresaria. En todo este tiempo llevó un proceso con sus miedos y ahora le apostó, de un todo por todo, a dejarse que su alma se exprese. Fue parte del acompañamiento del Ser De Mis Manos y nos cuenta cómo es eso de ser valiente.

Leer más »

Pura Piel, con paciencia enfrenta lo desconocido

Sor María Hernández tiene algo claro: que todo se puede. No le tuvo miedo al monstruo de las redes sociales y decidió que era más grande que ese reto. Construir una empresa por cinco años mientras trabajaba tiempo completo en el sector salud, ya le había demostrado que era capaz de todo.

Leer más »