Rituales para el Alma, una marca con sentido

¿A qué vino tu marca al mundo? La respuesta que dieron Luisa Fernanda Salazar y Carolina Vélez es la que mueve cada paso de esta empresa. Cada creación está basada en la sanación, en la búsqueda espiritual.

El inicio de esta marca se da en 2016, como concreción de un llamado al servicio espiritual de sus creadoras. Cuenta la psicóloga Luisa Fernanda Salazar que surgió en ella una inquietud que se relacionaba con lo holístico y la ayuda que se le podía prestar a las personas para lograr conectar con el mundo espiritual, sumando también sus conocimientos como coach o entrenadora de vida. Para ello hizo equipo con Carolina Vélez, terapeuta y angeóloga.

 

La marca se concretaba en contenido de valor formativo pero anclado a rituales, porque más que productos la marca ofrece experiencias y modos de transitar entre lo físico, lo emocional, lo mental y lo espiritual. Hace siete años fueron pioneras en la propuesta que ofrecían al mercado y al público en búsqueda de bienestar.

 

“Como al año y medio, después de haber empezado conocí a De Mis Manos. Aprendí muchísimo sobre cómo comercializar, cómo hacer publicidad… Estuve en muchos cursos, como el de fotografía, redes sociales, Empresarios Exitosos, diseño de marca y empaques, también comercializó nuestros productos en sus Tiendas. Ha sido un apoyo super importante en muchas cosas”, indica Luisa, quien resalta la acogida de sus productos.

 

“Crecimiento, el solo hecho de crear una marca”, así puntualiza lo más valioso en De Mis Manos, esto sumado a la orientación a las propuestas planteadas por las socias y a la asesoría en los momentos que siempre lo han necesitado.

 

La intención que las mueve es acompañar a superar situaciones, prestar ayuda, celebrar, agradecer, multiplicar la energía de creación desde la armonía. Por esto, han creado rituales de duelo como acompañamiento para gestionar las emociones de las pérdidas; de nacimiento, con símbolos, con la conexión con ese bebé que llegará y la preparación para ese momento; agradecimiento y peticiones, que multiplica bendiciones. “Está lleno de símbolos”, dice Luisa. La mayor parte de los productos funcionan muy bien, pero otros no, como las limpiezas energéticas. Lo que han detectado es que lo importante es prestar atención y saber en qué enfocarse.

 

Las cajas tren el inserto explicativo con el ritual, vela, piedra energética y un elemento que varía como jabón, llama ángel, canela, en fin, depende del propósito. Otra caja tiene una almohadilla relajante, protección del hogar, armonizador de espacios. Tienen otro producto como los códigos sagrados, muy bueno para complementar terapias, viene con los rosarios tibetanos, cuentas que ayudan en acciones encaminadas al yo espiritual, yo interior, salud, pensamientos. Han desarrollado talleres de cristales y propósito superior, y siguen creando.

 

“El propósito de Rituales es acompañar procesos espirituales o desde el punto de vista psicológico -Aclara que tienen marcada una clara diferencia en el mercado, no prometen que el ritual por sí solo cambia la vida- Esto es un apoyo más para el proceso personal”.

 

En este momento tienen presencia en Instagram y sus rituales se encuentran en tiendas físicas, incluida De Mis Manos.

 

Los días difíciles los vivieron en la pandemia, cuando comenzaron a recibir devoluciones de los almacenes que ya tenían en la lista de clientes fijos. Pero de esta etapa salieron también bendiciones y nuevas perspectivas, por ejemplo, esta fue la oportunidad para pensarse, acomodar cosas y crear; se percataron que las experiencias que ofrecen han sido muy valoradas y en la retroalimentación llegan testimonios de la ayuda que prestan con su contenido espiritual y psicológico. “La gente dice que les ha servido para su experiencia”, subraya la empresaria.

 

El consejo para las personas empresarias: “Lo que sea que hagan les guste mucho. Que sean disciplinados y que, si nos son buenos comerciales, consigan a alguien”, así de claro es el consejo de nuestra empresaria.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Maniobra, una empresa hecha a mano

Mónica Rendón se decidió por su empresa, quiso que fuera su plan A y no el B. Esta es la historia de una madre soltera que saca adelante a su familia mientras vende experiencias hechas ciento por ciento con el corazón.

Leer más »

Mágico Encanto y la valentía de dejarse ser

Juliana Ortiz se debatió por casi una década entre el ser empleada y aventurarse a ser empresaria. En todo este tiempo llevó un proceso con sus miedos y ahora le apostó, de un todo por todo, a dejarse que su alma se exprese. Fue parte del acompañamiento del Ser De Mis Manos y nos cuenta cómo es eso de ser valiente.

Leer más »

Pura Piel, con paciencia enfrenta lo desconocido

Sor María Hernández tiene algo claro: que todo se puede. No le tuvo miedo al monstruo de las redes sociales y decidió que era más grande que ese reto. Construir una empresa por cinco años mientras trabajaba tiempo completo en el sector salud, ya le había demostrado que era capaz de todo.

Leer más »