Pura Piel, con paciencia enfrenta lo desconocido

Sor María Hernández tiene algo claro: que todo se puede. No le tuvo miedo al monstruo de las redes sociales y decidió que era más grande que ese reto. Construir una empresa por cinco años mientras trabajaba tiempo completo en el sector salud, ya le había demostrado que era capaz de todo.
Anterior
Siguiente

Los retos la alientan, por eso intentó hacer empresa más de una vez y por esa misma razón también le dio la cara a lo desconocido para ella, como los nuevos canales de mercadeo. Ahora va en crecimiento, sus ganas y tenacidad le valieron una mención de honor en este año.

 

En doble jornada trabajaba Sor María Hernández cuando comenzó Pura Piel. Por cinco años salía de su trabajo en un departamento de contabilidad de una empresa de salud ocupacional rumbo a su casa para comenzar a tejer cuero a mano. Ni que hablar cuando de sacrificios hablan los emprendedores. En esas estuvo hasta hace un año cuando alcanzó la jubilación y ahí sí tuvo todo su tiempo para su empresa.

 

Pero fue mucho lo logrado en esos días de jornadas nocturnas. Los conocimientos adquiridos en un curso de marroquinería de Comfama se materializaban y vendían en bolsos a sus amigos y familiares, en primera instancia.

 

En realidad, Pura Piel fue su último emprendimiento. Esa cosita por dentro que no la dejaba tranquila la acompañó por años con intentos de construcción de ideas de negocio. Siempre eran manuales y rentables, pero no se sostuvieron en el tiempo.

 

Cosa muy distinta fue lo que sucedió con sus productos de marroquinería, que inició con un plante de 600 mil pesos y todo el apoyo de su familia y su entorno. “Una empresa no crece de la noche a la mañana, hay que tener mucha paciencia. Hay que inyectarle mucho capital a una empresa, eso no es que tenés un plante y ya eso te va a dar. Como estaba trabajando podía sumarle capital -resalta la empresaria que una forma de crecer es hacer del trabajo actual un aliado para el sueño, además de convertirse en un aliciente para continuar trabajando mientras no se pueda dedicar todo el tiempo a la nueva empresa- Me fijé un plazo, cinco años para jubilarme, y pensaba que de todas maneras la empresa necesitaba capital y tiempo”.

 

Entre lo uno y lo otro, encontró a De Mis Manos hace unos cuatro años mal contados. La búsqueda la generó una crisis, el no quererse quedar “en lo poquito” como dice ella. “Cuando ingresé sentí un respiro y un apoyo. Te juro que me meto hasta en la jugada de catapiz”, dice en medio en broma y medio en serio.

 

Fotografía y redes sociales, pese a llegar a sentirse en un ecosistema desconocido, fueron sus logros más grandes. “He logrado montar todo, sola hice mi página y mis redes, mis fotos ya son mejores”, dice orgullosa. Su recurso disponible era el acompañamiento De Mis Manos y ella misma. Así que no se puso a pensársela mucho y comenzó, a explorar, “a cacharriar” como dicen los paisas, y lo logró solita.

 

Haber entrado a las Tiendas De Mis Manos fue otro logro que incluye en su lista, asegura que la regula si las ventas por su lado se ponen “flojas”. Pero también ajustó tuercas en materia de modelo de negocio, en imagen corporativa y en diseño de producto. “Es que yo creo que me los he recorrido todos”, refiriéndose a los cursos la empresaria.

 

En estos momentos, aprovecha un viaje que acaba de hacer a Turquía para inspirar lo nuevo, comienza el curso de Colecciones Wow y acaba de ingresar a la Escuela de Ventas. Dice que se llevó tarea para cruzar el océano. Visitó marroquinerías y por todas partes vio colores.

 

¿Los aprendizajes con De Mis Manos? Manejar las redes sociales, la participación en actividades de la industria de la moda, la búsqueda de calidad y proveedores, la administración de recursos para crecer, la comercialización. Pero lo más importante es que aprendió a arriesgarse y que ella misma se pone los límites.

 

Consejo para las personas empresarias: “No desistir. Por muy mal esté, parar un poquito y razonar. Perseverar es lo que lo saca a uno adelante”, este respiro le ha ayudado mucho en este camino.

 

Pura Piel está en redes sociales, se vende voz a voz y está en el las Tiendas y el Directorio De Mis Manos. De hecho, ingresó al mercado corporativo. Y sus pedidos también se reciben en redes sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Leo Romans, el encanto de las formas tradicionales

Esta historia se trata de cuando el amor por lo que se hace se vuelve empresa. Guillermo León Cardona nos cuenta cómo su pasatiempo se convirtió en taller y en una idea de negocio. Crea lo tradicional, con el cuidado y las formas que esto implica.

Leer más »