Pistacho cocina creativa nació en la ‘nueva normalidad’

Elisa Sánchez Cadavid decidió que sus conocimientos y experiencia gastronómica merecían una mejor compensación, y cuando decidió emprender la pandemia del Covid 19 llegó para aumentar el reto.
Elisa Sanchez Pistacho

Elisa Sánchez

Pistacho cocina creativa

Así fue su inicio, no sólo atendiendo los temas propios de un nuevo negocio, sino tratando de acoplarse a la nueva normalidad.

Elisa estudió gastronomía y cocina profesional en la Colegiatura Colombiana y tuvo la oportunidad de trabajar en hoteles y restaurantes, pero siempre notó que el pago era poco para el gran esfuerzo y las extensas horas de trabajo, por eso concluyó que emprender era el camino.

“Decidí que tenía que hacerlo y en febrero de 2020 empecé a construir mi negocio”, comenta Elisa. Con muchos ánimos, poco presupuesto y el apoyo de su esposo, Iván Ramírez, y su familia, que se convirtieron en sus primeros clientes, nació Pistacho Cocina Creativa.

Justo cuando inició la cuarentena, una tía le encargó tres quiches lorraine, una tradicional tarta francesa que hace parte de las especialidades de Elisa. Así arrancó el negocio.

“Por mis estudios tenía algunos conocimientos de costos y otras cosas, pero al principio todo era muy limitado”, comenta, y recuerda que uno de los mayores retos fueron los domicilios, porque el valor hacía inviables los productos.

Sin embargo, luego notó que a las personas el sobrecosto del domicilio se les fue haciendo normal y se pudo habituar a esa manera de comercializar.

Pronto, su siguiente paso fue llegar a De Mis Manos. “Una tía me dijo: si usted quiere emprender vaya allá”. Así se convirtió en una emprendedora entusiasta y fiel a los programas de la Corporación.

“Yo creo que gracias a De Mis Manos es que no me he rendido”, dice Elisa, reconociendo que ha sido un año lleno de retos, pero también se sorprende de todo lo que ha avanzado, cómo van creciendo los clientes y la manera en que poco a poco va evolucionando.

Es precisamente esa evolución la que la lleva a reflexionar sobre lo que es emprender en esta época, que para algunos se torna incierta, y compartir esas tres cosas que ella recomienda para no desfallecer en el emprendimiento:

  1. “La única forma de fracasar es no intentarlo”, dice alguien, por eso siempre pienso que no puedo darme por vencida, porque puede que en el próximo intento logre mi propósito.
  2. Vivo cada día, en eso me ocupo y no en lo que va a suceder dentro de quince días. Así me enfoco en lo que tengo que hacer y no pienso en lo que traerá el futuro, porque esos pensamientos sólo están en mi mente.
  3. La disciplina es fundamental y va de la mano de la constancia, por eso es necesario estar siempre al frente del emprendimiento, con ánimo y toda la disposición.

 

Desde sus inicios, las redes sociales han sido una gran herramienta para Elisa, allí se encuentra como @pistacho.ccreativa en Instagram y en Facebook. En estas plataformas, poco a poco, ha conquistado clientes que disfrutan de sus tortas, postres y lasagnas, entre las muchas delicias que prepara Elisa en ese sueño que se llama Pistacho y que sus clientes reconocen como una verdadera cocina creativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Maniobra, una empresa hecha a mano

Mónica Rendón se decidió por su empresa, quiso que fuera su plan A y no el B. Esta es la historia de una madre soltera que saca adelante a su familia mientras vende experiencias hechas ciento por ciento con el corazón.

Leer más »

Mágico Encanto y la valentía de dejarse ser

Juliana Ortiz se debatió por casi una década entre el ser empleada y aventurarse a ser empresaria. En todo este tiempo llevó un proceso con sus miedos y ahora le apostó, de un todo por todo, a dejarse que su alma se exprese. Fue parte del acompañamiento del Ser De Mis Manos y nos cuenta cómo es eso de ser valiente.

Leer más »

Pura Piel, con paciencia enfrenta lo desconocido

Sor María Hernández tiene algo claro: que todo se puede. No le tuvo miedo al monstruo de las redes sociales y decidió que era más grande que ese reto. Construir una empresa por cinco años mientras trabajaba tiempo completo en el sector salud, ya le había demostrado que era capaz de todo.

Leer más »