El valor de la familia enseñado por Marzel Accesorios

Diana Rivero ha sacado su proyecto de vida adelante gracias al apoyo incondicional de su núcleo familiar. Esta es una muestra de lo que pueden ayudar los aplausos al talento y a la valentía.

Diana Rivero

Marzel Accesorios

Anterior
Siguiente

Sí se ha encontrado piedras en el camino, pero no han tallado tanto. Diana Rivero asegura que no hay nada más valioso que la familia cuando decides emprender, con esta red de apoyo toda situación difícil es solo un reto y hasta una oportunidad.

 

“La familia ha sido siempre como ese soporte en momentos difíciles. Esa parte emocional, cuando uno no sabía si iba a ser capaz, ellos creían más que yo, que sí se podía”, enfatiza Diana.

 

No solo validan el trabajo de la empresaria, muestran y comercializan los productos de Marzel, se han convertido en los seguidores e impulsadores de la marca que crea accesorios en alambrado con baño de oro. Cada uno juega su papel, de suma importancia.

 

Se merece un párrafo completo su esposo Leonar Arroyo. Diana renunció al trabajo como ingeniera de alimentos en Medellín para comenzar otra historia en Cartagena, donde él estrenaba trabajo. A los dos meses, como no se queda quieta, quiso volver a la labor manual que aprendió desde niña con su madre. Su compañero de vida se encargó de ayudarla con las clases, los materiales, además del apoyo emocional: “Cuando le decía que iba a buscar trabajo en mi carrera me decía que lo hiciera solo si me gustaba, sino me dedicara a sacar adelante mi empresa. Cuenta Diana que un día le comentó su deseo de tomar un curso de joyería en el Perú, y ese fue su regalo de Navidad. 

 

“Mi papá me dijo: yo creo que voy a aprender para ayudarte cuando tus manos ya no te den”, así resume Diana el respaldo que le expresa Edilberto, el padre. Carlos y Óscar, sus hermanos, muestran sus productos y le ayudan en su comercialización. Lo propio hace Deisy Martínez, su cuñada. “Valoran, admiran mi trabajo, lo muestran, lo recomiendan, han hecho que la marca crezca”. Sus amigos también han sido parte de esta red de apoyo, especialmente Óscar Gutiérrez, los regalos siempre se los encarga a Diana. 

 

De su madre, Nelly Barrios, dice que está segura que donde estuviera todavía con ella sería la que más la animaría. Trascendió dejándole el talento de sus manos y de su gusto por el diseño. Desde niña le ayudaba en su taller, de ella aprendió a vivir de la habilidad manual y le dejó el gusto por la independencia para ser empresaria. 

 

Actualmente, esta sincelejana tiene como canales de venta Instagram y WhatsApp, y asegura que las ventas directas son las que ocupan un mayor porcentaje en su facturación.

 

Alumna siempre

 

El segundo consejo de la empresaria es ser una buscadora de conocimiento, en eso se enfocó desde que vio su emprendimiento con la seriedad de una empresa. Desde hace un poco más de dos años no ha parado de tomar cursos y aplicarlos a su proyecto de vida.

 

Precisamente, buscando un curso de fotografía para redes encontró a De Mis Manos el año anterior. Sin pensarlo dos veces tomó el paquete completo de asesorías, así que pasó por diseño de productos, marca, modelo de negocios, costos, conocimientos que han fortalecido su idea de negocio.

 

Pero encontró más de lo que pensaba. De Mis Manos la llevó a mirarse más adentro. Cuando comenzó a emprender estaba estrenando su maestría. Aunque en su familia no había malos comentarios, sí los escuchó de otras personas de su contexto, por lo cual llegó algo conflictuada. “Ese acompañamiento psicosocial ha sido fundamental”, comenta. Los cambios logrados en la asesoría sumado al apoyo incondicional de su familia lograron que Diana fuera imparable. Ahora ella misma aplaude, como su entorno, su talento y valentía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Azul Beads: darle su lugar al proyecto de vida

Alejandra Zuluaga comenzó a transformarse a sí misma, sacando tiempo para lo que más amaba, priorizando su proyecto de vida como lo más importante en su agenda diaria. Este es uno de esos cambios donde el camino empieza adentro.

Leer más »