Martha Moñitos y cómo ser feliz con su emprendimiento

“Yo respiro, sueño, vivo por mis moñitos”, así resume Martha Agudelo su emprendimiento, que nació hace 22 años en el colegio La Inmaculada, en la ciudad de Medellín.
Previous
Next

Su obsesión fue fabricar moñitos para las alumnas del colegio. Para comercializarlos se escondía en los baños, y si las monjas la sacaban ella hacía la manera de volver a entrar.

Fue así como inició un negocio que hoy es toda una institución en varios colegios de Medellín y en otros tantos a nivel nacional. Ya no tiene que ingresar a escondidas, y son las mismas directivas de colegios como La Inmaculada, el Canadiense, el colegio de la Universidad Pontificia Bolivariana, el Marymount, entre muchos otros, las que respaldan su labor.

Atrás quedaron los días en que se ubicaba en la salida de los colegios para venderle sus moñitos a las niñas. Allí le ocurrían muchas historias y también rodaron muchas lágrimas. “Parece una novela de La Rosa de Guadalupe, pero todo eso me ha formado como emprendedora porque yo amo mi trabajo, soy una apasionada por los moñitos”, cuenta Martha con muy buen humor.

Uno de los anhelos de Martha es contar con un grupo cada vez más grande de mujeres cabeza de familia que le ayuden en la elaboración de sus moñitos. Con mucho entusiasmo dice que lo que necesita son manos para trabajar. “Porque cuando uno trabaja solo hace poquito, pero ahora acompañada hago mucho”, cuenta.

Y es que cada vez tiene a más personas apoyándola en esa labor, es por eso que otro de sus sueños es abrir de nuevo su taller, pues en este momento tiene todo su negocio ocupando su apartamento.

Volverlo a abrir porque antes del cierre por pandemia contaba con un garaje en el municipio de La Estrella, en donde trabajaban, pero el cierre la llevó a entregarlo. “La gente se queja por la pandemia, pero para mi fue lo mejor que me pudo suceder, porque de allí surgieron los moñitos para mascotas y los pedidos para bebés, no se vendieron los millones que estábamos acostumbrados, pero nos fue muy bien”, asegura con su característico entusiasmo.

Martha vive feliz y orgullosa con sus moñitos, porque son mucho más que su sustento, son su proyecto de vida, que la ha llevado a obtener logros como el premio de Capital Semilla que obtuvo en el 2007, en el 2008 ganó otro reconocimiento en el Centro de Desarrollo Empresarial y en el 2011 el del Colegio Canadiense.

El dinero de estos premios aún alimenta los inventarios de materia prima de su emprendimiento, pues el reciclaje de excedentes textiles es otra de las buenas obras que realiza con sus moñitos.

Un día, hace más de diez años, Martha pasó por De Mis Manos y preguntó cómo vincularse, pero como la invitaron a hacer un curso de capacitación, pensó que no tenía tiempo para eso y siguió su camino.

Pero Diana Lopera, más conocida como Diana Mechas, su amiga, le insistió en que volviera a la Corporación y así se fue vinculando. “En De Mis Manos nos apoyan demasiado, el acompañamiento es espectacular y los he recomendado mucho, ya estoy que les cobro comisión porque les he enviado a muchas emprendedoras”, dice con su característico humor.

Esa manera optimista de ver la vida le permite a Martha compartir estos consejos para los nuevos emprendedores:

  1. Ama lo que haces, mantén en alto la pasión. Lo único que necesitas es el deseo, las ganas, que el dinero no te limite. Donde hay pasión el dinero llega.
  2. No te desanimes, hay que persistir. El momento es ahora, hay que aprovechar las oportunidades y cada día trae muchas.
  3. Rodéate de buenas personas. Uno solo crece cuando está con otras personas, es tu equipo de trabajo el que te ayuda a crecer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hilos divertidos: la alegría de tejer

Desde siempre, el arte de tejer ha sido de las experiencias más divertidas que han compartido Soledad Baena y su hija, Nataly Daza. Esa magia que consiste en convertir hilos multicolores en hermosas piezas de vestir, hace cuatro años se convirtió en el emprendimiento que no dudaron en llamar: Hilos Divertidos.

Leer más »