La exportación de Zewá y los sueños que se hacen realidad

Nadie puede decir que exportar es fácil y que se hace de la noche a la mañana, pero María Victoria Gómez sí puede dar fe de que es posible.
Anterior
Siguiente

Su sueño de llevar los productos elaborados por tejedoras de su región a otras partes del mundo siempre estuvo presente. En sus proyectos, año tras año, incluía el anhelo de dar a conocer el arte de estas personas, pero sobre todo lograr que su elaboración recibiera una justa compensación.

Hace pocos días ese anhelo se convirtió en realidad y su primer despacho ya está en Miami, en manos de empresarios que han sabido darle valor a los productos que María Victoria elabora en compañía de 13 tejedoras de Antioquia.

“Lo que buscamos es lograr sacar los productos al exterior con muy buenos precios y que los artesanos se coticen para mejorar sus vidas”, explica.

El milagro se empezó a realizar cuando María Victoria se dio cuenta de que el camino se abría en la medida en que se capacitara para propiciarlo. Por eso tocó varias puertas, antes de llegar al curso de exportaciones que le ofreció De Mis Manos.

“De Mis Manos está conmigo desde el primer momento. Yo siempre dije que quería exportar, por eso me llamaron cuando abrieron el curso. Si no me llaman en este momento no estaría exportando”, asegura.

Así conoció a Diana Marulanda, la persona encargada de dictar el curso, que se convirtió en su ángel guardián. “Si no fuera por Diana yo no lo habría logrado”, sentencia. (Ver conversatorio de María Victoria con Diana)

María Victoria no para un momento, desde que se jubiló, hace ya casi siete años, permanentemente se contacta con artesanos, fundaciones y clientes, con los que comparte las ideas que brotan a cada instante de su cabeza.

Todo para lograr que los artesanos que trabajan con ella puedan mejorar sus vidas. “Lo que busca Zewá es que quién esté trabajando pueda vivir dignamente de lo que hace”.

Esta primera exportación le dejó cuatro aprendizajes que María Victoria quiere compartir:

  1. Nunca se puede dejar de soñar.
  2. Cree en tus instintos, si el corazón te dice algo hazle caso.
  3. Esfuérzate y capacítate para lograrlo, si no haces nada preparas el camino para que tus sueños se cumplan.
  4. Persevera en tus propósitos, cuéntale a la gente lo que quieres lograr, siempre habrá alguien que te lleve de la mano.

Hoy, los 20 primeros productos de Zewá que salieron del país ya fueron entregados en Miami, Son bolsos elaborados con fibras naturales propias de nuestra tierra, con sello de origen y toda la calidad de las artesanas de Antioquia, que representan a Colombia ante el mundo.

4 comentarios

  1. De cerca he vivido la entrega y gran empeño que mi hermana ha puesto en esta empresa.
    La verdad es que pienso que esta si será la de el triunfo 🏆 se lo tiene súper merecido. 👍👏👏👏👏🙏🤩😍🥰

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Maniobra, una empresa hecha a mano

Mónica Rendón se decidió por su empresa, quiso que fuera su plan A y no el B. Esta es la historia de una madre soltera que saca adelante a su familia mientras vende experiencias hechas ciento por ciento con el corazón.

Leer más »

Mágico Encanto y la valentía de dejarse ser

Juliana Ortiz se debatió por casi una década entre el ser empleada y aventurarse a ser empresaria. En todo este tiempo llevó un proceso con sus miedos y ahora le apostó, de un todo por todo, a dejarse que su alma se exprese. Fue parte del acompañamiento del Ser De Mis Manos y nos cuenta cómo es eso de ser valiente.

Leer más »

Pura Piel, con paciencia enfrenta lo desconocido

Sor María Hernández tiene algo claro: que todo se puede. No le tuvo miedo al monstruo de las redes sociales y decidió que era más grande que ese reto. Construir una empresa por cinco años mientras trabajaba tiempo completo en el sector salud, ya le había demostrado que era capaz de todo.

Leer más »