Green Rose: Accesorios amigables con el ambiente

En los planes de María Rosella Betancur y Gabriel Jaime Palacios no estaba emprender. Su mundo ha sido la docencia, ella en el colegio Benedictino de Santa María y él en la Institución Universitaria Pascual Bravo, en los campos de la mecatrónica y la robótica. Sin embargo, una impresora 3D que Gabriel Jaime llevó a su casa para uso doméstico les cambió la perspectiva.
Anterior
Siguiente

“Algún día le pedí a Gabriel que me hiciera unos accesorios en la impresora, los llevé a mi trabajo y mis compañeras quedaron encantadas”. Así cuenta María Rosella los inicios de Green Rose, marca que ahora se posiciona en la elaboración de diseños exclusivos de aretes y accesorios impresos en 3D.

 

Esta experiencia ocurrió hace dos años, y hace poco más de un año formalizaron su marca y empezaron a pensar en todo esto como un verdadero negocio.

 

La circunstancia que los empujó a dar el paso del emprendimiento fue la pandemia. “Antes era un hobby para nosotros, pero en ese momento le dimos más fuerza porque no sabíamos si íbamos a continuar con nuestros trabajos o no”, asegura María. “La pandemia fue la excusa para creer en el potencial de este emprendimiento”, concluye.

 

Desde siempre, la innovación ha acompañado a Green Rose. Al principio eran diseños básicos, pero de a poco han aprendido a sacarle el mayor provecho a la máquina, y ahora incursionan con el volumen en sus diseños, y elaboran sus productos con el biopolímero PLA, que es hecho de almidón de maíz o de caña de azúcar, haciendo los aretes de Green Rose amigables con el ambiente.

 

Esa evolución de la empresa, de un hobby a una marca con todas las de la ley, la emprendieron con el apoyo de De Mis Manos, a donde llegaron por la referencia de alguien que los motivó a investigar.

 

Ese fue el punto de partida para iniciar un diagnóstico general del emprendimiento y toda la evolución que han experimentado durante el último año con las asesorías y el acompañamiento de De Mis Manos.

 

“La compañía de De Mis Manos ha sido excelente. Gracias a ellos nos hemos dado a conocer, le dimos más fuerza a nuestro emprendimiento, otra imagen, otro carácter como marca. Ellos han sido fundamentales para nosotros, un acompañamiento excelente”.

 

María Rosella y Gabriel Jaime continúan con sus actividades como docentes, pero cada vez le ponen más empeño y dedicación a Green Rose. Ahora Gabriel Jaime adelanta una maestría en Diseño Industrial y Desarrollo de producto. De esta manera esperan generar mayor innovación y desarrollar nuevos productos, porque su intención es crecer.

 

Hasta ahora sus ventas han sido muy personalizadas, elaboran los productos y contactan a las personas que conocen para comercializarlos, pero ya se encuentran en las tiendas De Mis Manos y hacen ventas por redes sociales, en donde aparecen como @GreenRose3D. Incluso una familiar los exhibe en los Estados Unidos.

 

Sin embargo, las ferias en las que han participado son claves para el desarrollo de su marca. Por eso se preparan para estar en la feria Navidad De Mis Manos en Puerta del Norte, que se realizará en ese centro comercial del 2 al 5 de diciembre. “Hemos estado en varias ferias y nos ha gustado mucho. Es una oportunidad para mostrarnos, porque no es fácil empezar de forma orgánica y que la gente nos conozca directamente”, asegura María.

 

Toda esta experiencia es propicia para motivar a nuevos emprendedores, por eso María Rosella les comparte tres consejos para aplicarlos en sus negocios:

 

  1. Cree en lo que haces. No puedes dudar, la convicción es la verdadera clave.

 

  1. Sé perseverante. Hay personas que quieren conseguir el éxito rápidamente y eso no es así, debes tener constancia para lograrlo.

 

  1. Disfruta lo que haces. Si no disfrutas de tu emprendimiento es muy difícil que prosperes. Si lo disfrutas verás como vas creciendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Leo Romans, el encanto de las formas tradicionales

Esta historia se trata de cuando el amor por lo que se hace se vuelve empresa. Guillermo León Cardona nos cuenta cómo su pasatiempo se convirtió en taller y en una idea de negocio. Crea lo tradicional, con el cuidado y las formas que esto implica.

Leer más »