Eloisa Legarda, 15 años de experiencia

Ya son 15 años de trajines formando empresa. La creadora de la marca nos relata su historia y el cómo superó los altibajos en el camino. Gratitud y persistencia son la clave.
Anterior
Siguiente

Esta historia comenzó en 2008, cuando Eloisa Legarda sintió que los caminos se le cerraban, luego de ser despedida de su empleo, sentía que no la contrataban por ser mayor de 40 años.

Por esos días, un “hada madrina”, como la llama Eloisa, la contrató para decorar una cabaña, experiencia en la que se percató que era muy hábil con las manos y ahí fue el momento en que le llegó la idea. “Pensé que hacer negocio era bueno, pero no que era tan complicado”, dice un poco en broma la empresaria, dedicada a la fabricación de productos de decoración para el hogar, hecho 100% a mano, de su catálogo salen desde cestas de picnic hasta moisés para bebés.

No tardó mucho en solicitar asesoría. En 2009, en las lomas del barrio Santo Domingo Savio, de Medellín, recibió sus primeras lecciones en el aula del Centro de Desarrollo Empresarial Zonal -Cedezo-, programa de la Alcaldía que apoya a microempresarios. “Creía saberlo todo y no sabía nada. Ahí me capacitaron en administración, costos, finanzas, calidad, producto…”, subraya la empresaria.

El crecimiento con los clientes llegó con De Mis Manos, que la contactó luego de conocerla en El Museo El Castillo. Le pidieron una muestra de sus productos y, como viajaba con todo y atavíos en bus, llevó los que menos le pesaban y los que menos la encartaban. Así fue como comenzó en la Tienda De Mis Manos en el sector de Suramericana, siendo una de las primeras mujeres empresarias en tener sus productos en venta en este espacio, el cual hasta la fecha es aún su casa.

Pasó por otras entidades y programas para sacar su idea adelante. Son muchos años como empresaria y en ese camino, así como se presentaban bendiciones no faltaron tampoco los momentos de dificultades.

«Como empresa sufrí muchísimo, sin dinero, buscando oportunidades”, comenta que comenzó a verse mucho en tiendas de centros comerciales y clubes en la ciudad. Pero pasó por una época complicada donde los recursos eran muy escasos.

De esas paradojas de la vida, a dos años de comenzar su emprendimiento ya estaba en Colombiamoda, actuó como vitrina, pero las ventas no subieron. Seguía pedaleándole a la vida, con tiempos buenos y no tan buenos, a veces con grandes preparaciones para lograr pocas ventas. Así es a veces. “Ha sido una lucha muy ardua pero nunca he desistido. Creo que mi fortaleza es no desistir de mis proyectos y ser agradecida, para mí esa es la clave del éxito”, resalta.

A Bucaramanga, Pasto, Cali, Barranquilla, Cartagena y Medellín, ha puesto a viajar sus productos con Expoartesano. Ha sido una buscadora de oportunidades por toda la ciudad. Gracias a esta gestión propia fue ganadora de un premio que le permitió obtener la cuota inicial para su casa. Entre otras cosas, su familia la ha ayudado en avisándole sobre capacitaciones y con su trabajo en la misma empresa. 

Este año, De Mis Manos le hizo una mención especial por su constancia, persistencia por años y por el crecimiento que ha tenido. El interés es bastante, se capacita siempre y toca las puertas de programas en la ciudad.

Las Tiendas De Mis Manos es lo que más ha logrado aprovechare en todo este tiempo. “Ha sido como un espejo. Primero los productos son muy bien exhibidos y lo más importante no es la cantidad sino la calidad que vendo”.

El crecimiento ha sido asombroso. No solo le permitió comprar su casa y se sostiene la familia, en temporada fría se benefician hasta 14 familias con empleados contratistas, en temporada alta, que inicia en agosto, este número llega a 60. En los últimos tiempos le ha ido muy bien, hasta en pandemia estuvo en movimiento.

Consejos de una empresaria experta:

  • Por lo regular la debilidad de un emprendedor es no tener una idea clara de negocio, miran más la oferta de la competencia que lo que quieren y están en capacidad de ofrecer. Por lo mismo, se debe definir bien, analizar desde el corazón.
  • Conocer el nicho del mercado.
  • Tener precios fijos, no cobrar según la capacidad del cliente sino el valor del producto.
  • Insistir y no dejar de persistir.
  • Aclararle al cliente que el precio local es uno y el envío tienen una adición.
 

Está en Tiendas De Mis Manos, Homecenter, Artesanías Caballo de Troya, en el Centro Comercial Fabricato, entre otros. También en Manizales, Pereira y Bogotá. Atiende pedidos a nivel nacional por Instagram, Facebook y WhatsApp.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Leo Romans, el encanto de las formas tradicionales

Esta historia se trata de cuando el amor por lo que se hace se vuelve empresa. Guillermo León Cardona nos cuenta cómo su pasatiempo se convirtió en taller y en una idea de negocio. Crea lo tradicional, con el cuidado y las formas que esto implica.

Leer más »