Los coloridos relatos de Atelié

Lo de Ángela Londoño es anudar, crea caleidoscopios de colores que pueden lucirse, pero también elabora piezas que cuentan historias con miyuki. Sin cámara, sin pinturas ni pincel, ella saca pájaros y flores de las montañas y retrata tradiciones de pueblos colombianos, también hace relatos de mujeres disruptivas.
Anterior
Siguiente

“Todo comienza en las nubes, donde los vientos y las lluvias se convierten en música que inspiran a crear tejidos y anudados que, desde técnicas ancestrales, se convierten en fibras y metales en joyas celestiales”, con este conjuro pegado con tinta a las etiquetas, la marca promete el inicio de una experiencia donde cada pieza tejida con miyuki es un relato y cada joya de bronce y baño de oro es un amuleto. Esto es Atelié.

Ángela Londoño es tecnóloga en auxiliar contable, trabajó en su profesión por años, pero volvió a la semilla. Rosalina Rojo, la madre, también tenía alma de artista. Desde niña, la hija se sentaba a su lado, sin despegar los ojos del bordado hasta que aprendió a hacerlo por ella misma. Eso y mil manualidades más. De hecho, trabajó sobre madera por muchos años con arte country. Así que los colores siempre han sido una pasión y una necesidad en su vida.

Lleva doce años teja que teja en lo que ha llamado una montaña rusa llena de altibajos. Al inicio en mostacilla bajo el nombre de Angels, lo que cambió por consejo de un extranjero, justo en días en que comenzó a soñar con trepar sus diseños en un avión y comenzar a exportar.

No fue lo único que cambió con el tiempo, de la mostacilla pasó al pulido y pequeño miyuki o delica. La exploración comenzó con los libros físicos y digitales conseguidos por el socio y esposo, Jesús María Espinoza, ingeniero electrónico y apasionado por el arte también.

La idea fue mudando de piel por años. Impulsaron una línea de joyería en bronce con baño en oro. Se dedicaron a la elaboración de joyas en plata ley 950 y oro 18K, con diseños exclusivos.

Con esta idea comenzaron el trabajo en De Mis Manos. Hace 7 años iniciaron el acompañamiento del área de Diseño e Innovación. Ángela llegó a la cita con los asesores con su Frida en miyuki, desde ese momento se convirtió en el producto estrella y con la técnica se amplió el catálogo de la marca. Ángela dedicada al tejido y su esposo al metal.

En esas estaban cuando hallaron el nombre que identifica sus creaciones ahora, aunque ya habían pasado por otras ideas previas. Atelié es el estudio donde se crean y se desarrollan ideas. Están pendientes del registro de marca, ahora con un agregado “by Ángela Londoño”.

Además del realista rostro de Frida Kahlo y de sus caleidoscopios, de este taller de ideas han salido, con el acompañamiento De Mis Manos, colecciones como Colombia y Andina. La primera trae relatos de lo que somos y nos rodea como país, entonces aparecen en escena las chivas, las flores, los tucanes, los barranqueros o soledades, los colibríes. Con la segunda pintó con miyuki accesorios con los colores de la región del bambuco. Tienen piezas únicas, tanto en joyería como en bisutería, todas hechas a mano.

Uno de los obstáculos que ha puesto en aprietos a la marca recientemente es el costo y la escasez de insumos, especialmente en la carta de colores. Pero igual, dice Ángela que se ajustan a los materiales disponibles en el mercado y a los recursos. Nuestra protagonista es rebuscadora y se camina todo Medellín hasta que encuentra lo que necesita. Esto ha hecho que sobreviva en tiempos duros.

“Lo más importante fue el cambio de imagen, fue el hit para que la marca creciera de una manera abismal, así de sencillo. Fue favorable, ni siquiera en un 100% sino en un 200%”. Cuenta la empresaria que su cambio ha sido referente en los cursos que imparte De Mis Manos, y da fe que apostarle a una imagen estratégica da los mejores resultados.

Ángela también se ha formado con De Mis Manos. “¿En qué me han ayudado todos esos cursos que he hecho? En crecimiento no solo personal sino empresarial, cada día nuestros diseños se vender mejor, nuestras ventas son súper buenas en todas las tiendas, la gente ya no va solo por los productos sino por la marca”, comenta la creadora, quien también pasó por el área comercial.

Destaca también la dinámica de las Tiendas De Mis Manos, que funcionan como una especie de laboratorio donde se lee el movimiento de los productos para ajustar tuercas. Además de su presencia en locales físicos, Atelié tiene redes sociales como @atelie.accesorios

De no rendirse y de rodearse de personas que te apoyen, de eso se trata el consejo de Ángela para las personas empresarias: “Siempre digo algo que mi esposo me lo recalca: persistir, persistir, persistir, nunca desistir. Sé que uno a veces siente que no, que esto no es lo mío, estoy perdida, para dónde voy, definitivamente se quiere tirar la toalla a la mitad del camino. Muchas veces traté de tirarla, pero para mí siempre ha sido muy importante el apoyo de mi esposo.” Comenta Ángela, quien agrega que es clave, además, que se escuchen todas las sugerencias de los expertos. No pierdan la oportunidad de estar en los cursos De Mis Manos. El apoyo que brindan es maravilloso”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Maniobra, una empresa hecha a mano

Mónica Rendón se decidió por su empresa, quiso que fuera su plan A y no el B. Esta es la historia de una madre soltera que saca adelante a su familia mientras vende experiencias hechas ciento por ciento con el corazón.

Leer más »

Mágico Encanto y la valentía de dejarse ser

Juliana Ortiz se debatió por casi una década entre el ser empleada y aventurarse a ser empresaria. En todo este tiempo llevó un proceso con sus miedos y ahora le apostó, de un todo por todo, a dejarse que su alma se exprese. Fue parte del acompañamiento del Ser De Mis Manos y nos cuenta cómo es eso de ser valiente.

Leer más »

Pura Piel, con paciencia enfrenta lo desconocido

Sor María Hernández tiene algo claro: que todo se puede. No le tuvo miedo al monstruo de las redes sociales y decidió que era más grande que ese reto. Construir una empresa por cinco años mientras trabajaba tiempo completo en el sector salud, ya le había demostrado que era capaz de todo.

Leer más »