Analógico emprende con el movimiento

Cada palabra de Andrés Ramírez Valencia, cofundador de analógico, delata toda la pasión con que este ingeniero electrónico hace su labor.
Anterior
Siguiente

Después de trabajar por muchos años en ingeniería y diseñar el área de robótica del Parque Explora, se dedicó a recrear el movimiento de piezas mecánicas que plasma en objetos decorativos que cobran vida al accionar un mecanismo, una técnica usada desde antes de la edad media.

Eso es Analógico, la empresa en la que desde hace casi cinco años se dedica a la elaboración de objetos de madera. “Les ofrecemos a nuestros clientes la opción de personalizar hobbies, mascotas y profesiones, en una figura con movimiento mecánico”, explica Andrés.

A su lado, Angie Viviana Romero Alegría, contribuye con todos sus conocimientos en diseño industrial, pero sobre todo con su sensibilidad, que exterioriza en la práctica de la danza artística.

Con Andrés, además de ser su pareja sentimental, Angie es la encargada de las comunicaciones, las redes sociales y de esa visión femenina que siempre es importante en todo emprendimiento.

Andrés por su parte, cree que ese gusto por la madera y la construcción de piezas se lo debe a sus abuelos, que siempre trabajaron con este material, en especial su abuelo paterno, que elaboraba marionetas.

Justo antes de pandemia, en febrero del año pasado, Andrés tuvieron un primer acercamiento con De Mis Manos. “Yo siempre le digo a las personas que ha sido el encuentro más afortunado que hemos tenido, porque debido al acompañamiento de De Mis Manos hemos comprendido la real dimensión de los que significa construir una empresa y de todas las implicaciones que eso tiene”, comenta.

Así comenzó un proceso de acompañamiento en el que han aprovechado todas las capacitaciones que ofrece la corporación, completando todos los pilares necesarios para que un emprendimiento empiece a consolidarse y a ser sostenible.

“Nos dimos la oportunidad de seguir esos consejos que nos han permitido consolidar el emprendimiento y empezar a tener una mentalidad empresarial mucho más consistente, a tomar decisiones mucho más enfocadas en la sostenibilidad de la empresa, y eso sólo se logra con un acompañamiento como el de De Mis Manos”, asegura.

Andrés está convencido de que la mejor decisión que tomaron cuando empezó la pandemia fue conservar la calma, y apostar por la guía de De Mis Manos en momentos en los que todo era incierto.

“Nos concentramos en estudiar, en definir mejor la empresa, en entender mejor las líneas que queríamos ofrecer, en comprender mejor a nuestros clientes”.

Justo el año pasado empezaron a recoger los frutos de esta labor, cuando ganaron el concurso de Capital Semilla de la Alcaldía de Medellín. “Ese concurso fue la prueba de que lo que estamos haciendo sí puede llegar a funcionar muy bien, y terminó de consolidar muchas cosas que habíamos aprendido en De Mis Manos”.

Ahora, en analógico están concentrados en terminar su página web, en la que sus clientes podrán encontrar muchos más detalles de su catálogo, y cada día se fortalecen más en las redes sociales, en las que se encuentran como: @analogicoideas 

Con la misma pasión con la que hace su labor, Andrés comparte los consejos que él considera son claves para sacar adelante un emprendimiento en los tiempos inciertos que estamos viviendo.

  1. Conserva la calma. Esto te permite tomar mejores decisiones y encontrar más oportunidades para el emprendimiento, que en otras condiciones tal vez pases por alto.
  2. Escucha tu corazón. Pregúntate qué es lo que realmente te mueve y no pierdas esa voz, porque es la brújula de los mejores momentos de tu vida.
  3. No desistas. Es importante mantenerte, pero lo que sí debes hacer es comprender qué cambios debes hacer para que el emprendimiento se ajuste mejor a la nueva situación.

 

Así es Andrés, un apasionado de lo que hace, que ahora se prepara para empezar a enseñar su oficio, como una nueva línea de su negocio, pero que también sueña con consolidar un equipo de trabajo, al lado de Angie y de personas que sientan que en Analógico pueden realizar su proyecto de vida. “Un lugar en donde se sientan valorados y que sean muy felices trabajando con nosotros, porque este oficio en particular exige mucha alegría”, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Maniobra, una empresa hecha a mano

Mónica Rendón se decidió por su empresa, quiso que fuera su plan A y no el B. Esta es la historia de una madre soltera que saca adelante a su familia mientras vende experiencias hechas ciento por ciento con el corazón.

Leer más »

Mágico Encanto y la valentía de dejarse ser

Juliana Ortiz se debatió por casi una década entre el ser empleada y aventurarse a ser empresaria. En todo este tiempo llevó un proceso con sus miedos y ahora le apostó, de un todo por todo, a dejarse que su alma se exprese. Fue parte del acompañamiento del Ser De Mis Manos y nos cuenta cómo es eso de ser valiente.

Leer más »

Pura Piel, con paciencia enfrenta lo desconocido

Sor María Hernández tiene algo claro: que todo se puede. No le tuvo miedo al monstruo de las redes sociales y decidió que era más grande que ese reto. Construir una empresa por cinco años mientras trabajaba tiempo completo en el sector salud, ya le había demostrado que era capaz de todo.

Leer más »